Elogio de la sombra

Editorial / Estética / Opinión
14 febrero 2013

Hace ya muchos años, cuando me daba por hacer el místico, acudí a presenciar un curioso fenómeno en un pequeño pueblo de 18 habitantes en Burgos. Resulta que en la iglesia parroquial de San Juan de Ortega acontece, cada equinoccio, que un rayo de sol, a las 5 de la tarde, entra por un ventanuco colocado estratégicamente e ilumina el capitel de la Anunciación.

El capitel en si, no vale mucho, es una representación típica del Románico en plan ojos almendrados y figuras con perspectivas chungas con las manos el plan Chiquito, retorciéndose para adaptarse a la forma de la piedra, pero lo que realmente sorprende, es que una masa de gente acude 2 veces al año a ver tal fenómeno. Nos apelotonábamos ante el capitel, había codazos, susurros, murmullos y protestas. A las 4:58 las cámaras estaban listas para retratar a la estrella del momento. Da igual que fuese la anunciación, una oveja o una piña. El caso es que alguien pensó que ese detalle se seguría apreciando a lo largo de los años, e hizo que su mensaje durara, por más que el pueblo fuese pequeño y el capitel muy chungo. Y ahí está la magia del momento: un constructor, por sus santos cojones, había dirigido la luz y con ella a las personas. Y así, durante 2 minutos, todos nos callamos y cesaron los codazos, murmullos, protestas y chisteos. ¡Joder!, ¡Está amortizándose el renting de Dios!

Igual algunos os preguntáis a qué viene esta piedra. No sé, era un poco reflexión de estética, de luces y sombras. De cómo llamar la atención siendo discreto y elegante, con todo el flow.

Hablando de esto, hay un libro de Tanizaki, El elogio de la sombra, que viene a reivindicar la sombra, al contrario de nosotros los occidentales que nos buscamos el ático cegador y que tiene mucha parte de razón. “Nosotros los orientales creamos belleza haciendo nacer sombras en lugares que en sí mismos son insignificantes.” Vamos pues, a dejar de buscar el ideal de belleza e intentar crearla de lo más insignificante.

Shake it! Twitter Facebook

Susana Blasco

Art / Diseño / Ilustración
12 febrero 2013

El otro día buscaba con los chavales referencias de imágenes metafóricas para carteles. Las primeras que surgieron son más o menos las típicas: Chema Madoz, un clásico a la hora de nombrar fotógrafos en una conversación informal y que, con los 800 pavos que se saca por print en ARCO ya podría haber cambiado su web, Joan Brossa con sus poemas visuales claritos y más artys o Isidro Ferrer, Premio Nacional de Ilustración del que seguramente habráis visto algunos de sus carteles del Centro Dramático Nacional. Este último me parace un auténtico crack porque cuando todos estábamos con el photoshop, encontró una manera original de contarnos las cosas. Dejó todo y se fué a un pueblo de Huesca a montarse su chiringo, ¡O Rei!.

Después tenemos a otra generación más jovenzuela, como Pep Carrió que viene del mundo del diseño y eso se nota. Ya se han abierto unas puertas de representación de la información mucho más amables y divertidas y sobre todo que funcionan. Seguro que os fijastéis alguna vez en el cartel de San Isidro del año pasado, a mi parecer lo clavó: es un homenaje a la fiesta, el color, la música y la alegría.

En la charla se nos coló Susana Blasco, ilustradora, retocadora, diseñadora… que anteriormente colaboró en Just for You y que ha acabado por darle un rollo diferente a todo lo que toca, cada vez avanzando más la técnica y el significado. Podéis echar un vistazo a su web, su perfil de Instagram y ver cómo las nuevas generaciones vienen con toda la furia.

Ale, fin del post, iba a concluir con aquello de que “Una imagen vale…” pero mejor me callo, coño, que yo me dedico a escribir.

 

Shake it! Twitter Facebook

Ros, tienda de muelles

Opinión
6 febrero 2013

Me gusta, cuando por circunstancias de la vida hay que comprar pequeñas cosas que un hipermercado no puede ofrecerte, como un muelle, un hilo mágico, cerraduras o un saco de arpillera. Por eso, poco a poco me he recorrido todas esas tiendas que parecen olvidadas pero que todavía sobreviven a este vértigo consumista de obsolescencia programada. Porque ahora, si se nos rompe una bombilla, vamos al IKEA y compramos un pack de 3.

Todo esto viene porque el otro día tuve que ir a comprar 4 muelles y dí con esta tienda de muelles, un lugar tan mágico que no tiene explicación posible. De hecho, no soy el único al que le llama la atención. De repente me ví entre un laberinto de hierro enroscado. Estaba tan emocionado que ya me imaginaba al dependiente con el pelo rizado:))

Recordando todo estos años en la capital, me he ido dando cuenta de que me he convertido en un asiduo de estas tiendas, os dejo algunas de mis preferidas: empezamos el recorrido por una de las tiendas más anticool de Madrid: Curtidos Villaverde: artículos de marroquinería y utillería. De ahí es nuestra flamante remachadora y todos sus recambios (ojetes, pinches, calotes, ollaos y sacabocados). Un poco más arriba, cerca de la plaza Mayor no encontramos con Encuadernación Amillo que nos ha proporcionado la prensa de sacar cajos, un telar y montón de útiles de encuadernación (punzones, plegadora de hueso, hilo, cordeles, cuero, tarlatana…). Como ahí no queda la cosa, a veces bajo por la Plaza Mayor de camino a Alchemy y paro por Casa Herranz, denominada como alpargatería, pero allí podéis encontrar todo tipo de telas curiosas: arpillera, bramante, tergaz y hasta petates militares. Y así seguiría un buen rato de tiendas. Éste es mi shopping favorito, el que te permite comprar una cosa específica. Y si, también me gusta comprar muelles, porque así puedo saltar más alto.

Shake it! Twitter Facebook

Enero aún es verano

Pipo & Astutto
29 enero 2013

Con los fríos semipolares de Madrid pero calientes con BB (bien de botellines), nos dirigimos, después de un paseo surreal por la Latina Pobre, a pintar la nevera de Alchemy. Armados hasta los dientes de Poscas, y aprovechando la presencia estelar de Dr. Homes y Sr. Mu, desmontamos el frigo y lo pusimos de lienzo (lo siento Zanussi, haber hecho algo más divertido con tus productos).

Con Ulises the beast y Jesús García de perfectos partners, Mu y Homes le empezaron a dar chicha: curvas, rectas, trazos gordos, finos y dientes, dientes, que es lo que les jode. Con musicón de fondo como Non Phixion o Booka Shade para darle un toque malote al asunto. Y así nos dieron las tantas, con dibujos, cervezas, risas y manchas. Cuando terminamos de hacer el cafre a las 3.a.m, nosotros y Madrid estábamos un poco más calentitos.

 

Shake it! Twitter Facebook

¡Listilla!

Música
23 enero 2013

Hoy os presento la lista de estos chavales Pipo & Astutto. Temazos inolvidables de ayer y hoy, cargados de emoción y con una cuidada selección de entre los pepinos más maduros. Entre ellos podrás encontrar muchos estilos: R&B de New Orleans (Allen Toussaint), Gemas del Soul (Theola Kilgore), Gansta Paradise (50 cent), algo potente para levantar (Saycet), género inclasificable pero que se entiende (Calle 13) BSO del lover más exquisito (Barbara Lynn), pop patrio y desfasado (Zombies), bien de Reagge, Ska, Rocksteady… y pasando por varios países: Italia, Francia, Francia y más Francia, Crazy crazy Suráfrica, Argentina, India, África Legacy y muchos remembers españoles, la banda sonora del Torete y el Vaquilla o con algún que otro pseudo malote.

Pero voy a dejarme de referencias y escritos. La música se oye, se escucha y te hace volar, que no hay mejor que empezar o terminar un buen día con los graves retumbándote en la patata.

Shake it! Twitter Facebook

Fitzcarraldo. La conquista de lo inútil.

Opinión
21 enero 2013

Tirando de historia. Un pepino clásico de dos horas y media que me mantuvo agarrado a la butaca como si se le fuese a escapar la lanza al indio nº178 y sin 3D. Fitzcarraldo de Werner Herzog es mi referencia de cine, una peli para saborear en pantalla grande y con rallajos de 35 mm. (Aviso de spoiler, voy a contaros el final) El protagonista es Klaus Kinski, al que para caracterizar de loco furibundo solo le tuvieron que poner una chaqueta. Porque vaya tela de chico, estaba como unas maracas. Las peleas entre él y el director fueron de campeonato y no fue mucho menos locura el rodaje. En plena selva amazónica peruana. Y si la historia va de la imposibilidad y la locura, pues qué mejor que elegir el camino largo. Como tenían que pasar un barco fluvial de 320 toneladas a través de una montaña pues lo hicieron de verdad, nada de efectos especiales o maquetas, a pulmón y con un sistema de poleas.
Todo eso se te queda en los ojos y en la cabeza. Ves como una persona puede llegar a dar golpes a la razón sólo por conseguir su sueño. Fitzcarraldo opta por la vía difícil de la vida, la más larga y angustiosa, impredecible y llena de sorpresas. Un martirio indecente para todos los que rodean. Si hubiese llegado a triunfar en su cometido (una ruta alternativa en el trasporte de caucho) hubiese sido considerado uno de los grandes pioneros del comercio. Pero, ¡ay compañeros!, cuando los locos no triunfan se les menosprecia y se les humilla. La gente llega a ser muy dura con todo aquel que decide seguir su camino sin cosultárselo, malditos egoístas.

Después de gastar toda su fortuna en una hazaña imposible, malvende todo lo que le quedaba para darse un último homenaje. Y ahí le vemos, montando una ópera en un barco destartalado, mientras fuma en su butacón de proa con Caruso de fondo. Seguro que ese puro, tenía el mejor sabor del mundo.

P.D: Hay un libro genial, el diario de rodaje de la peli con el mismo título del post: “La conquista de lo inútil”, editado en Español por BlakieBooks. Muy bien diseñado y con extras (en tapa dura).

P.D: de las muchas anécdotas del rodaje es que estuvo a punto de participar Mike Jagger. Ah, y está basado en una historia real, que ya sabemos que la realidad supera todo.

P.D: si alguien tiene o consigue el documental basado en la relación de actor y director llamado “Mi enemigo íntimo” estaría encantado con tal regalo ;) Ya tengo el regalo aquí. Gracias Marta Gorjón a través de Diego Barrera

Shake it! Twitter Facebook


© 2020 PIPO&ASTUTTO ALL RIGHTS RESERVED.