SEXUS

Estética / Literatura / Opinión
8 enero 2014

Escogí al azar uno de los volúmenes de la casa. Con una cubierta cutre y páginas amarillas, algo me dice que jamás había sido abierto. Es muy raro ver un libro prensado, regular, sin esquinas dobladas O_O. Nadie había tenido la indecencia de mancharlo ni subrayarlo. Y bueno; el libro no brillaba por fuera pero tenía un tesoro. Un tesoro difícil, seco, sucio y atormentado que con dos o tres pasadas y juegos de manos se convirtió en carne fresca, húmeda y llena de perfume. Como diría un travesti brasileño: Deliziiaaaaaa

Como aquí cabe de todo, pues también tiene cabida el SEXO. Así con mayúsculas y para que lo pille bien el bot de google. Henry Miller lo escribió cuando estaba en su mejor momento, después de haber pasado media vida como loser. Es una rara autobiografía, sorprende cómo alguien puede desnudarse tanto en tan pocas páginas. Vemos a un personaje amoral, traidor, frívolo… pero también a alguien cuyas ganas de vivir y sentir trascienden todos esos anticuados conceptos. Aquí os dejo algunas de las perlitas que he encontrado y con las que dejé marca. Me parecía injusto que Sexus no hubiese sido manoseado, paladeado y absorbido como si fuese la miel de la más rica de las colmenas, nena.

Llegará un día en que el arte de soñar estará al alcance de todos los hombres.

Estaba dispuesto a arrastrar las consecuencias que un acto puro siempre entraña.

Normalmente cuando lo presentaba a una mujer, se ponía parlanchín y hacía una especie de aleteo con sus alas invisibles.

Siempre piensas que vas a poner la última palabra en el registro con una amplia rúbrica; nunca piensas en el autómata que cierra las cuentas mientras duermes.

Es mucho mejor estar preocupado con ideas maravillosas que con la próxima comida, o el alquiler, o un par de zapatos nuevos.

Cuando cesa el dolor, la vida parece espléndida, aun sin dinero ni amigos ni ambiciones elevadas. Simplemente respirar con facilidad, caminar sin un espasmo o una punzada repentina. Entonces los cisnes son muy bellos.

Se limitó a mover la cabeza y encendió la sonrisa eléctrica.

Si hubiera que interrogar al Destino de ese modo, todo podría explicarse por lo que tuvimos para desayunar.

P.D: no hay transcripción de pasajes escabrosos. Si queréis chicha, a leerlo ;)

 

Shake it! Twitter Facebook


© 2020 PIPO&ASTUTTO ALL RIGHTS RESERVED.