Pichi, el exterminador

Editorial / Opinión
5 marzo 2013

Pichi ha salido hoy de su casa. Él es de Madrid de toda la vida, lo que pasa es que vive a tomar por saco, allá, por Lucero, así que se tiene que pillar el metro todos los días para cumplir sus rituales castizos. Pero hace mucho tiempo ya que Pichi no es el mismo, ve como su Madrid querida se echa perder con tanto mangante y sinvergüenza así que ha decidido tomarse la justicia por su mano porque Pichi, ¡está hasta la polla! de las subidas de metro, de la precariedad, de tanto chorizo y de tanto pelanas.

Así que desayunando bien de churros, se pone las pilas y empieza a repartir medicina de la buena. Amparado bajo su aspecto elegante y caballeresco, no duda en liarla a la mínima y REVIENTA TODO, se la suda; quema containers y destroza cajeros del Santander, porque se la bufa, porque un mal día lo tiene cualquiera, lo mismo le da un perroflauta que un yupi de Cuzco; aquí hay para todos, amiguitos.

Y una vez desatada su furia, vuelve a su bajo de Lucero, en donde, a la luz del candil, y mientras saborea un buen bocata de gallinejas, los vecinos oyen tararear una alegre melodía: Piiichiii, es el chulo que castigaaaaaaa…

“Pichi, el extreminador” está basado en la famosa canción “Pichi” obra de Emilio González del Castillo y José Muñoz Román y música de Francisco Alonso.

El fantástico modelo y furibundo agresor no es otro que el alter ego de Tomás Milián que a su vez, es el alter ego de un conocido planner de una agencia que empieza por “Y” y termina por “R”

Y la fotos son de la inconmensurable Mayte Ramiro, fantástica profesional y fotógrafa que siempre se presta a nuestra chorradas. Contratadla y obetendréis un póster de Pichi a tamaño natural dedicado por él mismo.

 

Shake it! Twitter Facebook


© 2020 PIPO&ASTUTTO ALL RIGHTS RESERVED.